Guerra entre los grupos privados por hacerse con ‘el pastel sanitario’ en Castilla-La Mancha

Por Carlos Iserte (fuente: El Plural)
¿Qué pasaría con los hospitales en el caso, más que probable, que los fondos de capital riesgo Doughty Hanson (USP) y CVC (Capio) quebrasen? ¿Tendría que ir el Gobierno de Castilla-La Mancha en su rescate? ¿O dejaría a 200.000 ciudadanos tirados y sin atención hospitalaria?
Publicado el 12 de Abril de 2012  |  709 visitas
Compartir:

Castilla-La Mancha es, una vez más, el laboratorio donde el PP lleva a cabo sus pruebas neoliberales sobre la privatización de los servicios públicos. En este caso, el territorio manchego se ha convertido en 'campo de batalla' donde los principales grupos privados de España se disputan “el pastel sanitario” que la presidenta de la Comunidad, María Dolores Cospedal, pretende repartir entre estas empresas y entregarles la gestión de hasta cuatro hospitales públicos, a los que seguirán otros cuatro más en construcción actualmente.

La número dos del Partido Popular tiene como uno de sus principales cometidos utilizar a Castilla-La Mancha como conejillo de indias para experimentar sobre este castigado territorio las políticas neoliberales de la derecha española. A María Dolores Cospedal no le duelen prendas ‘vender’ hospitales públicos al mejor postor si con eso consigue la bendición de Mariano Rajoy, las simpatías de los mercaderes sanitarios y la de sus compañeros autonómicos, expectantes como están ante lo que pueda pasar en tierras manchegas con la decisión de la secretaria general del PP de entregar hasta cuatro hospitales públicos a la iniciativa privada.

La salud, en manos del capital riesgo
Iniciativa privada que está en manos de los llamados fondos de capital riesgo. O lo que es lo mismo, en manos de grupos de especuladores que solo buscan beneficios a corto plazo y que entre ellos mismos se pasan la pelota del negocio cuando ven que sus expectativas sobre los dividendos no se ajustan a lo previsto. Es decir, Cospedal podrá en manos de estos inversores de capital riesgo la salud de cientos de miles de castellano-manchegos.

¿Quiénes son?
Hoy por hoy son dos grupos los que se diputan la tarta de Cospedal. Por un lado se encuentra USP, con 2.000 camas privadas en todo el mapa sanitario español, frente a Capio, que tiene ya 1.584 repartidas entre una veintena de hospitales regionales. De ahí la importancia de hacerse con las cerca de 800 camas que saca a subastael PP de María Dolores Cospedal. Quien se haga con este lote, será, sin lugar a dudas, el grupo dominante a nivel nacional y, por lo tanto, partirá con ventaja para la privatización sanitaria que se avecina, sobre todo en los territorios donde el Partido Popular gobierna.

El monopolio de Capio Sanidad
Como decimos, uno de los principales grupos privados es Capio Sanidad, controlado por el fondo de capital riesgo CVC Capital Partners (británico pero afincado en Luxemburgo), y que está a punto de absorber a la deficitaria empresa Ribera Salud y hacer con la atención sanitaria pública de un millón de valencianos, así como con los cuatro hospitales públicos de Castilla-La Mancha, lo que supone incorporar a su nómina otros 200.000 potenciales clientes.

Bankia y la hermana del consejero
Sin embargo, Capio se enfrenta a un examen moral y legal que puede dificultar sus pretensiones en Castilla-La Mancha. Para empezar, su subdirectora de investigación, Teresa Echániz, es hermana del controvertido consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, y sería cuando menos chocante que este grupo recibiera la gestión de los hospitales públicos que Cospedal va a privatizar. Y no solo eso, Bankia, presidida por el exministro del PP de Economía, Rodrigo Rato, es propietaria del 50% de Ribera Salud, grupo que también gestiona varios hospitales de Valencia y Madrid, y que Capio pretende comprar, aunque por ahora las negociaciones se encuentran en stand by.

USP o el concepto hotel
Si Capio queda apeada de la pugna por hacerse con el “pastel de Cospedal”, entonces, el grupo USP, que recientemente se ha fusionado con Quirón, lo que les convierte en la primera empresa en número de camas (2.000), tendría el camino libre para hacerse con la gestión de los cuatro hospitales y de las cerca de 800 camas, aunque esto está por ver. Al igual que Capio, USP está en manos de un fondo de capital riesgo, concretamente de Doughty Hanson, quien la adquirió el pasado mes de febrero por 355 millones de euros a sus anteriores propietarios, el Bank of Scotland y Barclays. Propietarios que hablan de los hospitales como si se trataran de hoteles, asegurando que la reagrupación de centros sanitarios es la tendencia dominante.

¿Y si quiebra USP o Capio?
Sea como sea, en Castilla-La Mancha existe cierta zozobra, manifestada en las multitudinarias protestas protagonizadas por los ciudadanos de las localidades donde se encuentran los hospitales afectados. Habitantes que se preguntan ¿qué pasaría con los hospitales en el caso, más que probable, que los fondos de capital riesgo Doughty Hanson (USP) y CVC (Capio) quebrasen? ¿Tendría que ir el Gobierno de Castilla-La Mancha en su rescate? ¿O dejaría a 200.000 ciudadanos tirados y sin atención hospitalaria? Además, ¿dónde tributarán y pagarán sus impuestos estas empresas extranjeras?

Complicidad de alcaldes
De ahí que los ciudadanos de Tomelloso, Manzanares, Almansa y Villarrobledo se hayan echado a la calle en multitudinarias manifestaciones para exigir a María Dolores Cospedal la paralización de la privatización de estos hospitales que, además, son rentables. Tal vez por eso los privatiza, dicen las plataformas vecinales de estos municipios, todos ellos gobernados por el PP, cuyos alcaldes son cómplices directos de esta situación, puesto que ninguno de ellos ha alzado la voz contra la presidenta de Castilla-La Mancha, a pesar de que miles de personas les han pedido que encabezaran las protestas.

Huelga de médicos
Cómo será la situación en Castilla-La Mancha que los médicos, colectivo alejado generalmente de protestas drásticas, ha convocado para el mes de mayo una huelga en el sector por “la aplicación de los recortes en materia sanitaria y que están suponiendo un grave deterioro de la calidad asistencial con aumento de las listas de espera, cierre de consultorios, camas y otras muchas incidencias que repercuten en la atención que se presta a los usuarios”, aseguran desde el Sindicato Médico de Castilla-La Mancha (CESM).

Y después de la Sanidad, la Educación
Hasta aquí el culebrón privatizador de la Sanidad, pero, ¿y la Educación? ¿Correrá la misma suerte? Todo parece indicar que María Dolores Cospedal también entregará a la empresa privada, concretamente a los fondos de capital riesgo, el colectivo docente, siguiendo así los pasos de su mentora política, Esperanza Aguirre, quien ha adjudicado a la firma Clece ocho escuelas infantiles. Clece, propiedad hasta el año pasado de ACS, fue vendida por la constructora a las carteras de valores Luxpeak (controlado por Permira Holdings Limited) y Mercapital Private Equity. ¿Es así como el PP mantendrá la Sanidad y la Educación?

No hay comentarios

Los comentarios no aparecen inmediatamente, deben ser aprobados por un moderador. No se publicarán contenidos ofensivos o que no guarden relación con los temas tratados.
misaludnoesunnegocio.net no se hace responsable del contenido de los artículos publicados, ni está vinculado a organización política o sindical alguna.
Si eres el autor de algún artículo y no deseas que aparezca, escríbe al Email de contacto y será eliminado lo antes posible.
Diseño: designDoG • powered by b2evolution • Bajo una Licencia Creative Commons